La Casa  de la  Madre y el Niño desde su fundación hasta el presente ha protegido  a cerca de 3000  mujeres en el hogar materno. Este programa  acoge  y atiende  a la mujer con un embarazo no deseado o en conflicto,  que está considerando  la opción de entregar el bebé por nacer en adopción pero que si decide no hacerlo también está en todo su derecho de no hacerlo.

Las mujeres pueden  vincularse al programa en dos modalidades de atención: interna, y externa. En la modalidad interna   tienen  la posibilidad de residir en la casa durante   su embarazo  y el periodo post parto  para   cuidar  de sí mismas y del bebé en gestación.  Son atendidas por  un equipo transdisciplinario conformado por: una nutricionista,  un psicólogo, un trabajador social, el equipo de enfermería de la casa y un ginecólogo de apoyo;  también   contamos con el respaldo  de los hospitales de la zona  para una atención integral en salud.

Participan en talleres  de educación no formal como: belleza,  punto de cruz, culinaria, sistemas,  formación para el trabajo,  orientación espiritual,  curso psico profiláctico, inglés, comprensión de lectura, modistería, chocolatería y  yoga.   Se les  orienta y apoya para vincularse  al sistema de salud Nacional y al sistema del ICBF  con quienes se trabaja en estrecha relación y así acceder a sus derechos como ciudadanas. Algunas de ellas llegan acompañadas  de  uno o dos de  sus hijos  menores de  cinco años, quienes  son incluidos en el programa de niños y niñas en cuidado temporal  y participan de todas las actividades de La Casa.   En la modalidad  externa la mujer  continúa residiendo en su medio familiar  y se presenta  a las citas programadas por el  equipo de profesionales.

Los servicios son totalmente gratuitos,  las personas  que ingresan lo hacen después de haberse informado a profundidad  sobre sus opciones frente a la  problemática que  están viviendo,  lo hacen  de forma libre y voluntaria y pueden egresar en cualquier momento  si así lo deciden.

Los principales beneficios para estas mujeres  son  el poder satisfacer todas sus necesidades   básicas  para   salir  del  estado de vulnerabilidad en que se encuentran,   en un ambiente  seguro,  confidencial , donde reciben la información  y los cuidados que necesitan para tomar una decisión   de forma consciente y  libre,  protegiendo la  salud mental y física del bebé que esperan y la de ellas mismas.   Es un proceso donde  logran  aprender y crecer como personas, como mujeres y como madres, estar en contacto con otras en su misma circunstancia y  darle un sentido a su experiencia.

 

RECIBE NUESTRO NEWSLETTER