Nuestra Historia

 

 

 

Doña María López Michelsen quedó conmovida en 1942, cuando como voluntaria del Hospital San José,  se dio cuenta del futuro de los niños abandonados  en Colombia. Eran depositados para siempre en manos de la Beneficiencia hasta su mayoría de edad.

A partir de ese momento, fundó la primera institución de adopción en Colombia, que le ha brindado a más de 8000 menores el derecho a crecer en una familia.

En 1978 también se inauguró la Casa de la Madre Soltera o Mujer Gestante, para apoyar a la madres que optan por la adopción como el mejor mecanismo para respetar el derecho a la vida de sus hijos.  

La Casa hoy es una de las instituciones privadas  que gozan de mayor credibilidad y prestigio en el país por sus logros y contribución a la niñez abandonada colombiana.